Características de una cuenta corriente

cuenta corriente

Si has decidido abrir una cuenta corriente y no sabes qué modelo de cuenta será la más adecuada para ti, debes saber que existen diferentes posibilidades a la hora de abrir una cuenta bancaria. Incluso es posible contratar una cuenta corriente en una divisa diferente al euro, como libras o dólares, aunque esta posibilidad depende de la entidad bancaria y no siempre está disponible.

Antes de firmar la contratación de una cuenta corriente es importante que te informes con tu entidad bancaria acerca de su política de intervinientes, es decir, las personas que podrán participar de alguna forma en esa cuenta bancaria, incluyendo al titular o titulares (si se permite más de uno), personas autorizadas, tutores y menores si los hubiera, etc. Además, debes informarte sobre las comisiones asociadas al mantenimiento de la cuenta y a las diferentes operaciones que puedes realizar, junto con la posibilidad de activar tarjetas de crédito o débito.

Apertura de la cuenta corriente

Para abrir una cuenta corriente, lo primero que te solicitarán habitualmente es rellenar un formulario en el que se incluyen tus datos personales. Además, tienes que presentar tu DNI, junto con una fotocopia del mismo (que puede hacerse en el momento), un documento de reconocimiento de firma y dependiendo del tipo de cuenta corriente que solicites, es posible que sea necesario aportar nóminas o la declaración de la renta. Una vez cumplimentada toda la documentación se procede a firmar el contrato aceptando las condiciones generales y particulares, que dependen de la entidad bancaria. En ese momento tendrás que hacer tu primer ingreso, ya que la cuenta debe tener fondos.

Número de cuenta

La cuenta corriente está activa desde el momento en el que la entidad confirma tus datos, registra la cuenta en su sistema y te facilita el correspondiente número de cuenta. El número de cuenta es un código único de 20 dígitos que identifica de manera inequívoca una cuenta bancaria; es decir, ninguna cuenta bancaria tiene el mismo código que otra. El número de cuenta es único por cliente y no es posible que se repita en otra persona física o jurídica.

Los 20 dígitos del número de cuenta se componen del código de entidad (4 dígitos) + código de sucursal (4 dígitos) + código control (2 dígitos) + código de cuenta (10 dígitos):

  • 4 dígitos del código de entidad, identifican la entidad bancaria. Por ejemplo, "1234". Cada banco se designa por un número determinado e intransferible, y todas las cuentas de sus clientes tienen el mismo código.

  • 4 dígitos del código de sucursal u oficina, identifican la oficina donde se ha abierto la cuenta bancaria. Por ejemplo, "5678". Todas las cuentas abiertas en la misma oficina tienen el mismo código.

  • 2 dígitos del código control, que sirven para verificar que la información es correcta. Por ejemplo, "90".

  • 10 dígitos del código de cuenta, que identifican la cuenta bancaria. Por ejemplo, "1234567890". Estos indican el número de cuenta que está a tu nombre y ningún otro cliente tiene el mismo código.

Un número de cuenta completo tendría este formato, en nuestro ejemplo:
1234 5678 90 1234567890

Códigos internacionales: IBAN y BIC

Con el actual sistema internacional de identificación de cuentas bancarias es cada vez más frecuente utilizar el código IBAN, que incluye el número de cuenta, y el código BIC, que sirve para identificar a la entidad bancaria.

Código IBAN

El International Bank Account Number (IBAN); es decir, número de cuenta bancaria internacional. El IBAN consiste en un código de cuatro dígitos seguido de los veinte dígitos del número de cuenta tradicional, explicado anteriormente. Esos cuatro dígitos iniciales del IBAN se componen del código del país (dos dígitos) y un código control (dos dígitos). Por ejemplo, "ES96", donde "ES" hace referencia al país España y "96" son los dígitos de control.

  • 4 dígitos iniciales: código de país (2 dígitos) + código control (2 dígitos). Por ejemplo, ES96: código de país "ES" para España y "96" como dígitos control.

  • 20 dígitos del número de cuenta: código de entidad (4 dígitos) + código de sucursal (4 dígitos) + código control (2 dígitos) + cuenta bancaria (10 dígitos). Por ejemplo, 1234 5678 90 1234567890.

Un código IBAN completo tendría este formato, en nuestro ejemplo:
ES96 1234 5678 90 1234567890.

Código BIC

Otro código importante es el Bank Identifier Code (BIC) o código de identificación bancario. En algunas ocasiones se denomina código swift o dirección swift. El BIC sirve para identificar la entidad bancaria a la que pertenece una determinada cuenta. Es decir, complementa la información aportada por el IBAN. El código BIC se puede encontrar de dos formas diferentes:

  • BIC de 8 dígitos: código de entidad (4 dígitos) + código de país (2 dígitos) + código de ciudad (2 dígitos). Por ejemplo, BSCHESMM: código de entidad "BSCH" correspondiente al Banco Santander, código de país "ES" para España y código de ciudad "MM" para Madrid, donde se encuentra la sede de la entidad.

  • BIC de 11 dígitos: incluye, además de los 8 dígitos anteriores, 3 dígitos que identifican la sucursal u oficina. Estos dígitos adicionales son opcionales y si no se incluyen se entiende que se hace referencia a la sede principal de la entidad. Por ejemplo, BSCHESMMXXX, donde además de los dígitos que hemos explicado anteriormente vemos el código de oficina "XXX" al final.

Banca online

Hoy en día es muy recomendable solicitar, en el mismo momento de la apertura, las claves necesarias para operar en tu cuenta a través de Internet. Utilizar la banca online es una forma cómoda y rápida de hacer las gestiones sin tener que desplazarte a la oficina, como consultar el estado de tus cuentas, hacer transferencias, pagar o domiciliar recibos e incluso operar en valores y en otras opciones de inversión. Además, también puedes optar por recibir las notificaciones y extractos bancarios en tu correo electrónico, sin necesidad de recibirlos en papel mediante correo ordinario.

Artículos relacionados

Características de una cuenta corriente
4/ 5
Oleh

¡Déjanos tus comentarios!