El embargo de la vivienda


El embargo es un proceso por el que una finca o bien queda en manos de la justicia para servir de pago de una deuda, podría especificar más y decir que es una figura que afecta a una finca registral o a un bien que tiene una deuda contraída que ha entrado en morosidad, el resultado de este impago es el embargo del bien.

Si el deudor no abona su deuda el acreedor pasa a reclamarla, lo que origina unos gastos, que podemos enumerar como intereses de demora y reclamación de deuda (entre otros) y que se van sumando al capital que se debe. Esto quiere decir que cuando una persona deja de pagar su hipoteca, no solo deberá abonar los recibos atrasados sino los intereses de demora, las notificaciones y los actos y gastos legales que la entidad haya tenido que ejercer para poder cobrar la deuda.

Embargo -de -viviendas

Embargo de viviendas

Embargo preventivo y ejecutivo

Podemos distinguir dos embargos básicamente, el preventivo y el embargo ejecutivo.

El embargo preventivo es la anotación en el registro de la propiedad de la deuda sobre el bien en cuestión, en espera de la resolución del juzgado para anularlo o pasar al embargo ejecutivo que otorga la potestad del bien a la persona o entidad dueña de la deuda, pasando la finca registral a pertenecer al acreedor de la deuda.

Una vez reclamada y ejecutada la deuda, la vivienda la adquiere el banco por un precio inferior al valor de tasación. En el caso de embargo o subasta, el precio de salida de subasta viene reflejado en la escritura de constitución de hipoteca, este valor es mucho menor que el valor de la tasación cuando se compró, por lo cual ya te puedes dar cuenta que la entidad siempre gana, adquiriendo una finca a un precio inferior al que se valoró cuando el titular contrajo la deuda.

Salida a subasta

Una vez que el embargo se hace efectivo la finca sale a subasta para subsanar la deuda contraída con todos sus gastos correspondientes

Existen dos opciones en caso de subasta:

  • Que la finca se subaste por un valor superior a la deuda adquirida, en ese caso la entidad bancaria se cobra el débito y el resto es para el deudor o propietario de la finca.
  • El caso extremo es que la finca se subaste por un valor inferior a la deuda contraída. En ese caso el deudor seguirá debiendo a la entidad la diferencia que quedó pendiente, esta diferencia que se adeuda será abonada cuando la persona que la debe tenga ingresos o bienes a su nombre, esta es la opción más normal. Últimamente debido a las bajadas que han tenido en estos años las tasaciones y la venta de la vivienda, lo normal es que aun subastando la finca le debamos al banco alguna cantidad.

Negociación antes del embargo

Pero debéis saber que antes de llegar a la figura del embargo, la entidad bancaria da muchas opciones hoy en día, como la refinanciación, la venta anticipada … es lógico que den facilidades porque la cartera de vivienda embargadas por las entidades crece de forma vertiginosa y es más beneficioso para un banco refinanciar a un cliente o dar facilidades para vender, que sumar otro inmueble a su cartera que solo le produce gastos municipales y de mantenimiento.

Esta entrada fue publicada en Deudas, Embargos y etiquetada casa, embargo, hogar, judicial, subasta, tasación, vivienda. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El embargo de la vivienda

  1. Pingback: Embargo ejecutivo y embargo preventivo

  2. Pingback: Repercusiones económicas de la crisis

  3. Pingback: Obligaciones y derechos ante un Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>